Preguntas Frecuentes

Display in English

¿Qué es el VPH?
¿Quién desarrolla cáncer cérvicouterino?
¿Cómo puedo saber si tengo el VPH?
¿Existe una prueba para detectar el VPH?
¿Existe un tratamiento para el VPH?
¿En qué consiste la prueba de Papanicolaou? ¿Cuál es la diferencia entre una prueba de Papanicolaou y una prueba de VPH?
¿Cómo puede saber si tiene cáncer cérvicouterino?
¿Cómo debo prepararme para las pruebas de detección de cáncer cérvicouterino?
¿Existe un tratamiento para el cáncer cérvicouterino?
¿Cuándo necesito ver a un especialista?
¿Necesito hacerme una prueba de Papanicolaou si se me ha realizado una histerectomía?
FAQs

¿Qué es el VPH?

El VPH, virus del papiloma humano, es un virus común de transmisión sexual. La infección por VPH es generalmente inofensiva y de corta duración. La mayoría de las personas con VPH nunca se enteran de que tuvieron una infección.

Existen dos tipos diferentes de VPH: de “bajo riesgo” y de “alto riesgo.” Algunas infecciones por VPH de bajo riesgo pueden producir verrugas genitales. Algunas veces, si el tipo de VPH de alto riesgo no desaparece por sí sólo, podría hacer que se formen células anormales o precancerosas. Si estas células anormales no se detectan ni reciben tratamiento, podrían volverse cancerosas. Una infección por VPH rara vez provoca cáncer cérvicouterino. En la mayoría de las mujeres, las células del cuello uterino se normalizan luego de que el sistema inmunitario del organismo destruye la infección por VPH.

¿Quién desarrolla cáncer cérvicouterino?

Puesto que todos los cánceres cérvicouterinos son provocados por el VPH, cualquier mujer que haya mantenido relaciones sexuales puede desarrollar cáncer cérvicouterino. La mayoría de la mujeres que ha mantenido relaciones sexuales ha sido infectada por el VPH en algún momento de su vida Las mujeres con riesgo más elevado de contraer cáncer cérvicouterino son las mujeres en las que la infección con uno de los tipos de virus de alto riesgo persiste por muchos años. Otros factores de riesgo del cáncer cérvicouterino son el tabaquismo y la infección por VIH. Las mujeres con riesgo más alto de contraer la enfermedad son las mujeres que no se realizan controles periódicos que incluyan la prueba de Papanicolaou.

¿Cómo puedo saber si tengo el VPH?

En la mayoría de los casos, usted no tendrá ningún síntoma de una infección por VPH. La única forma de saber si tiene una infección por VPH es realizarse una prueba específica para detectar el virus. La única forma de saber si una infección por VPH de alto riesgo ha provocado un cambio en las células del cuello uterino es a través de una prueba de Papanicolaou. Los síntomas de una infección por VPH podrían aparecer semanas, meses o años después de la primera infección, por esta razón es importante hacerse las pruebas de forma regular.

¿Existe una prueba para detectar el VPH?

Sí, existe una prueba de VPH que puede usarse para detectar los tipos de VPH de alto riesgo que provocan cambios en las células del cuello uterino. A partir de los 30 años, las mujeres tienen la posibilidad de hacerse tanto la prueba de Papanicolaou como la prueba de VPH. Si su prueba de Papanicolaou señala que se han producido cambios dudosos en las células de su cuello uterino, su médico podría realizar una prueba de VPH para obtener más información sobre las células anormales. Si su prueba de Papanicolaou indica que existe una anormalidad precancerosa, no será necesario realizar una prueba de VPH. Prácticamente todos estos cambios se deben al VPH.

¿Existe un tratamiento para el VPH?

No existe ningún tratamiento para el virus. Hay tratamientos para los cambios en las células del cuello uterino que puede provocar el VPH. Si sus pruebas de Papanicolaou y VPH indican que las células de su cuello uterino han cambiado, converse sobre las opciones de tratamiento con su médico.

¿En qué consiste la prueba de Papanicolaou? ¿Cuál es la diferencia entre una prueba de Papanicolaou y una prueba de VPH?

Los médicos utilizan la prueba de Papanicolaou para observar si hay algún cambio en las células. En la prueba de Papanicolaou se examina una muestra de células del cuello uterino para determinar la presencia de células anormales. La prueba de Papanicolaou es una buena manera de encontrar células cancerosas y células que podrían volverse cancerosas en el futuro. La prueba de Papanicolaou puede realizarse como parte normal de un examen ginecológico de rutina.

La prueba de VPH comprueba específicamente la presencia de virus de alto riesgo. Tanto en la prueba de Papanicolaou como en la prueba de VPH se utiliza un cepillo pequeño y suave para tomar muestras de células del cuello uterino. Esta células se envían a un laboratorio donde se las examina con un microscopio. Independientemente del hecho de que se someta a las dos pruebas o sólo a la prueba de Papanicolaou, no notará ninguna diferencia durante el examen.

¿Cómo puede saber si tiene cáncer cérvicouterino?

El cáncer cérvicouterino o los precánceres incipientes del cuello uterino a menudo no conllevan signos ni síntomas. Por esta razón es importante que se haga una prueba de Papanicolaou de forma regular. Si tiene alguno de estos síntomas, llame inmediatamente a su médico.

  • Cualquier tipo de secreción vaginal inusual
  • Manchas de sangre o sangrado leve cuando no está con menstruación
  • Sangrado o dolor durante las relaciones sexuales

El mero hecho de tener estos síntomas no significa que usted tenga cáncer cérvicouterino. Usted puede tener estos síntomas por otras razones. Consulte con su médico para averiguar qué está ocasionando estos síntomas. La detección temprana del cáncer cérvicouterino significa que usted tiene más probabilidades de lograr un tratamiento exitoso.

¿Cómo debo prepararme para las pruebas de detección de cáncer cérvicouterino?

  • No se realice las pruebas durante la menstruación.
  • No se realice duchas vaginales durante dos días antes de las pruebas.
  • No mantenga relaciones sexuales durante dos días antes de la prueba.
  • No use tampones ni espumas espermicidas, jaleas o cualquier otro tipo de crema vaginal o medicamentos vaginales durante los dos días anteriores a la prueba.

¿Existe un tratamiento para el cáncer cérvicouterino?

Sí, los tratamientos para el cáncer cérvicouterino incluyen: cirugía, radioterapia, o quimioterapia. Si tiene cáncer cérvicouterino, consulte las opciones de tratamiento con su médico para decidir la mejor forma de tratar la enfermedad. Los científicos trabajan actualmente en una vacuna que evitará que las mujeres contraigan este tipo de cáncer.

¿Cuándo necesito ver a un especialista?

Si usted tiene cáncer cérvicouterino, es posible que sea tratada por uno o más de los siguiente especialistas: un ginecólogo oncólogo, un radiólogo oncólogo y un médico oncólogo. Un oncólogo es un médico especializado en el diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Si le han diagnosticado cambios precancerosos, no es esencial que vea un oncólogo, Conforme al grado de cambio que se haya observado, su ginecólogo o médico de cabecera podría controlar su estado de salud y proporcionar tratamiento.

¿Necesito hacerme una prueba de Papanicolaou si se me ha realizado una histerectomía?

La respuesta a esta pregunta depende de la razón por la que se le ha realizado la histerectomía.

  • Si se le realizó una histerectomía para tratar un cáncer de útero o de ovario, su médico podría aconsejarle que se haga la prueba de Papanicolaou de forma regular ya que esta prueba es útil para detectar una recurrencia de estos tipos de cáncer.
  • Si se le realizó una histerectomía para tratar cambios precancerosos en el cuello uterino usted debe continuar con las pruebas regulares por lo menos durante unos años después de la cirugía.
  • Si se le realizó una histerectomía para tratar un cáncer de útero o de ovario, su médico podría aconsejarle que se haga la prueba de Papanicolaou de forma regular ya que esta prueba es útil para detectar una recurrencia de este tipo de cánceres.
  • Si se le realizó una histerectomía en la que no se extrajo el cuello uterino (denominada histerectomía subtotal o supracervical), debe hacerse la prueba de Papanicolaou por lo menos hasta los 70 años. Puesto que el cuello uterino no se ha extraído, aún existe la probabilidad de que usted desarrolle cáncer cérvicouterino.
  • Si se le ha realizado una histerectomía total (se ha extraído el útero en su totalidad incluyendo el cuello uterino) por una razón no asociada a un cáncer o precáncer, usted no necesita volver a hacerse una prueba de Papanicolaou o prueba de VPH. Consulte primero con su médico puesto que algunos trastornos médicos podrían significar que usted debe continuar haciéndose la prueba.
  • Si se le realizó una histerectomía y usted tiene una enfermedad del sistema inmunitario (como el SIDA) o está tomando medicamentos para suprimir el sistema inmunitario (como los que se prescriben luego de un transplante de riñón), tiene más probabilidades de sufrir complicaciones debido a una infección por VPH. Debe realizarse controles periódicamente.

Muchas mujeres no saben por qué se les ha realizado una histerectomía o qué tipo de histerectomía se les realizó. Si concurre a un médico luego de la cirugía, lleve todos los estudios que todavía pudiera tener de su cirugía. Con estos estudios y un examen físico, el nuevo médico podrá identificar qué tipo de histerectomía se le realizó y si debe continuar o no haciéndose la prueba de Papanicolaou.

Debe hablar con su médico sobre su situación y los factores que aumentan su riesgo de contraer una infección por VPH. Independientemente de lo que decida respecto a las pruebas de Papanicolaou y VPH, debe continuar haciéndose exámenes ginecológicos de forma regular.

Algunas cosas que debe recordar

  • Lo más importante que una mujer puede hacer es participar en un programa periódico de detección. En comparación con las mujeres que no se realizan las pruebas, todas las mujeres que sí se someten a una prueba de detección tienen un riesgo significativamente menor de contraer cáncer cérvicouterino. ¡Concierte una cita hoy mismo!
  • La mayor parte de los cánceres cérvicouterinos pueden prevenirse. La detección temprana de las células anormales es importante. El cáncer cérvicouterino es poco común y casi siempre es posible prevenirlo a través de la detección periódica y el tratamiento de los cambios precancerosos.
  • La mayoría de las mujeres tendrá VPH en algún momento de su vida pero muy pocas tendrán cáncer cérvicouterino. La mayoría de las infecciones por VPH es temporaria y desaparece por sí sola. Una infección por VPH que persiste por varios años podría resultar en cáncer cérvicouterino.
  • Las nuevas opciones de detección que incluyen pruebas de Papanicolaou de base líquida y la prueba para detectar VPH de alto riesgo constituyen importantes desarrollos para las mujeres y sus médicos. En el futuro, una vacuna contra el VPH podría prevenir muchas de las anormalidades de la prueba de Papanicolaou y la mayoría de los cánceres cérvicouterinos.

return to top of page volver arriba